Salir de fiesta con tu pareja

Banderas rojas en un chico

Todas las parejas necesitan reconectar de vez en cuando.    Es tan fácil dejarse llevar por el ajetreo, la escuela y las actividades de los niños, los trabajos exigentes, una agenda social apretada y todas las cosas que forman parte del tejido de la vida cotidiana.

A veces pasan meses sin tener una conversación verdaderamente significativa o sin pasar tiempo de calidad juntos.    La mayoría de las parejas estarían de acuerdo en que pasar un tiempo lejos de los amigos, la familia, el trabajo y la tecnología les da la oportunidad de reencontrarse a sí mismos y al otro, de recordar el romanticismo y de pasar juntos un rato fácil y divertido.

Anticipación y emoción:    Después de decidir un fin de semana fuera, organizarlo puede ser muy emocionante.    A menudo, la anticipación es una de las mejores partes de una escapada, y encontrar un lugar donde alojarse, buscar diferentes lugares y planificar la logística puede ser muy estimulante.    Además, usted y su pareja tendrán algo que desear juntos y podrán divertirse hablando de ello.    Para hacerlo aún más emocionante, ocúpate tú mismo de todos los preparativos y mantén los detalles en secreto.    De este modo, su pareja tendrá algo que preguntarle y añadirá un toque de misterio a toda la escapada.

¿Está bien salir de fiesta cuando se tiene pareja?

En muchas relaciones, salir de fiesta de vez en cuando no es un problema. Salir a tomar unas copas con los amigos o divertirse demasiado en alguna fiesta ocasional puede seguir siendo entretenido, siempre que se haga con moderación. El grado de juerga aceptable en una relación depende de la pareja en cuestión.

  El hijo de mi pareja es manipulador

¿Con qué frecuencia deben pasar la noche juntas las parejas?

Como regla general, una noche de cita a la semana es suficiente para las parejas casadas, según McKinney. Pero hay varios factores que afectan a la frecuencia con la que usted y su pareja programan estas citas.

Novio se va de fiesta

Cuando tienes una relación duradera, acabas estableciéndote en una especie de rutina y tu día a día se define inevitablemente por una cierta cantidad de monotonía doméstica y copiosos quebraderos de cabeza logísticos. Es importante soltarse de vez en cuando para recordar que la vida no es sólo una serie de citas médicas, visitas al supermercado, despertadores y otras frustraciones necesarias. Si puedes asegurarte de interrumpir todas las cosas aburridas con algunos momentos alegres y despreocupados, estaréis mucho mejor posicionados para permanecer juntos.

Hay una razón por la que la bebida forma parte de casi todas las fiestas. Beber suele conducir a la diversión cuando estás rodeado de amigos y de la persona que quieres. Es liberador emborracharse demasiado y participar en conversaciones ridículas, jugar a juegos estúpidos y hacer el tonto de vez en cuando. A menos que seas uno de esos borrachos furiosos o llorones, la embriaguez puede ser la raíz de recuerdos duraderos en los que puedes confiar cuando las cosas se pongan demasiado serias y necesites una buena carcajada.

¿Deben las parejas abandonar juntas una fiesta?

Aburrido, monótono, sin vida, rancio, aburrido, tedioso. Probablemente no sean las palabras que espera utilizar para describir sus relaciones. ¿Qué tal bien planificada, frugal, precisa, productiva, seria, ocupada? Aunque éstas pueden ser características de una relación fuerte y sana, no son probablemente las que hacen que una relación sea tan atractiva. ¿Qué había al principio de su relación que la hacía tan atractiva? ¿Qué tiene tu pareja que te hace querer pasar tiempo con ella?

  Oracion para estar bien con tu pareja

¿Qué significa jugar? Una definición amplia de juego es “cualquier uso placentero del tiempo discrecional” (Charles, 1983, p. 4). Por supuesto, lo que es placentero puede variar de una persona a otra. Además, los investigadores han descubierto que el juego no sólo es placentero, sino que también sirve como actividad de desarrollo (Colarusso, 1993). Al igual que los niños aprenden y se desarrollan a través del juego, éste también puede fomentar la participación y el dominio de las tareas de desarrollo en los adultos.

Según Platón, “se puede descubrir más sobre una persona en una hora de juego que en un año de conversación” (Platón, s.f.). Mientras que las personas a veces pueden enmascarar su verdadero yo al hablar en una conversación, el juego es una forma de modelar la vida real, que hace aflorar reacciones verdaderas ante diferentes circunstancias. Por ejemplo, cómo reacciona una persona al perder un partido puede ser indicativo de su reacción al perder un trato laboral. Lo que una persona hace para superar una situación difícil durante el juego será probablemente la misma forma en que supere situaciones difíciles en otros ámbitos de la vida. El hecho de que una persona se haga cargo de su equipo o se quede sentada mientras practica un deporte puede mostrar cómo trabaja con equipos en el trabajo. El juego puede enseñarnos sobre nosotros mismos y nuestros compañeros en situaciones casuales en las que las consecuencias no son tan duraderas.

Novia muy exigente

Antes de decir o hacer nada, es importante averiguar por qué te molesta. ¿Cómo te sientes? ¿Sientes que te desatiende? ¿Sientes que no le importan tus necesidades?

Tal vez ni siquiera tenga que ver con que ella vaya a fiestas todo el tiempo. Tal vez seas tú el que no quiere salir y estar rodeado de un montón de gente por problemas de ansiedad o inseguridad.

  Confianza en la pareja

Así que pregúntate si te molesta que salga mucho o si te molesta tener que ir con ella. Ser consciente de tus propias emociones es el primer paso para comunicarte con tu pareja sobre este tema. De hecho, un gran número de pruebas científicas apoyan la idea de que regular tus emociones y aceptarlas está relacionado con niveles más bajos de afectividad negativa, especialmente con menos ansiedad y depresión[3].

Si te molesta que salga mucho, tienes que explicarle cómo te sientes y por qué te molesta. Si te molesta que TÚ tengas que ir con ella, entonces tienes que encontrar una manera de lidiar con esas emociones en lugar de desquitarte con ella. Si trabajas en estas cuestiones, te resultará más fácil comunicarte con tu pareja sobre lo que sientes.

Por Anna

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad