Las malas personas se destruyen solas

Las personas malas se arruinan solas

¿Puedes confiar en la persona con la que sales? ¿En el nuevo empleado del trabajo? ¿En su asesor de inversiones? Tienes que decidir, a menudo en cuestión de segundos, basándote en muy poca información. Como terapeuta y abogado, he pasado mucho tiempo aprendiendo a leer a las personas. La buena noticia es que se puede confiar en que entre el 80% y el 90% de las personas son quienes dicen ser, hacen lo que dicen que van a hacer y cumplen la mayoría de las normas sociales que nos ayudan a convivir.

Ahora, las malas noticias: Hay personas que pueden arruinar tu vida. Destruirán tu reputación, tu autoestima o tu carrera. Estas personas representan aproximadamente el 10% de la humanidad: una persona de cada diez. En Norteamérica, son más de 35 millones de personas. Cada una de estas personas tiene una versión extrema de lo que yo llamo personalidad altamente conflictiva (HCP, por sus siglas en inglés). La mayoría de nosotros intentamos resolver o apaciguar los conflictos, pero las personas con personalidades muy conflictivas intensifican compulsivamente los desacuerdos. Suelen hacerlo centrándose en los culpables, a los que atacan sin piedad -verbal, emocional, económica, litigiosa y a veces violentamente- a menudo durante meses o años, aunque el conflicto inicial fuera menor.

 

¿Cómo se llama cuando alguien lo destruye todo?

Definiciones de vándalo. alguien que voluntariamente destruye o desfigura una propiedad. tipo de: destructor, arruinador, deshacedor, desarraigador, despilfarrador. persona que destruye o arruina o arrasa.

  Esperar a alguien que no está preparado para una relación

¿Cuál es la mejor manera de destruir a un enemigo?

La mejor manera de destruir a un enemigo es convertirlo en amigo. Esta era una idea clave de Abraham Lincoln que el entrenador Wooden mencionaba a menudo.

Obligué a la evolución a destruirse a sí misma

¿Alguna vez has pasado tiempo con alguien que parecía simpático pero que al llegar a casa te dejaba sintiéndote inseguro y emocionalmente agotado? Si es así, es posible que se haya encontrado con alguien que tiene rasgos de personalidad tóxicos.

Un reciente artículo de Sloane Management Review sugiere que las culturas laborales tóxicas son la fuerza motriz de la Gran Dimisión. Y las culturas tóxicas empiezan con individuos que se comportan de forma tóxica.

Los rasgos tóxicos se refieren a hábitos, comportamientos y acciones continuas que perjudican a los demás. Muchos rasgos tóxicos (como el egocentrismo) pueden ser sutiles, y queremos ver lo mejor de las personas. Naturalmente, identificar a las personas tóxicas en tu vida puede ser complicado.

Pero las personas tóxicas son más comunes de lo que se piensa. Según la revista Violence and Victims, el 48,4% de las mujeres y el 48,8% de los hombres han sufrido agresiones psicológicas por parte de su pareja. Además, según un reciente estudio de Korn Ferry, el 35% de los empleados afirma que su jefe es su mayor fuente de estrés en el trabajo.

Un rasgo de personalidad es una característica que influye en la forma de pensar, sentir y actuar de una persona. Forma parte de quién es. Los rasgos de personalidad conforman a una persona. Por ejemplo, el nivel de introversión o extroversión de una persona es un rasgo.

Cómo puedes arruinarle el día o la vida a alguien

Las personas tóxicas desafían la lógica. Algunos son felizmente inconscientes del impacto negativo que tienen en los que les rodean, y otros parecen obtener satisfacción de crear el caos y empujar los botones de otras personas.

  Como ayudar a una persona con trastorno disociativo

Por muy importante que sea aprender a tratar con distintos tipos de personas, las personas verdaderamente tóxicas nunca merecerán tu tiempo ni tu energía, y consumen mucho de ambos. Las personas tóxicas crean una complejidad innecesaria, conflictos y, lo peor de todo, estrés.

Una investigación reciente de la Universidad Friedrich Schiller de Alemania demuestra lo graves que son las personas tóxicas. Descubrieron que la exposición a estímulos que provocan fuertes emociones negativas -el mismo tipo de exposición que se tiene cuando se trata con personas tóxicas- provocaba en los cerebros de los sujetos una respuesta masiva al estrés. Ya se trate de negatividad, crueldad, síndrome de víctima o simplemente locura, las personas tóxicas llevan al cerebro a un estado de estrés que debe evitarse a toda costa.

Los estudios han demostrado desde hace tiempo que el estrés puede tener un impacto negativo y duradero en el cerebro. Incluso unos pocos días de estrés comprometen la eficacia de las neuronas del hipocampo, una importante zona del cerebro responsable del razonamiento y la memoria. Semanas de estrés causan daños reversibles en las células cerebrales, y meses de estrés pueden destruirlas permanentemente. Las personas tóxicas no sólo te hacen sentir desgraciado, sino que son muy perjudiciales para tu cerebro.

5 hábitos que destruyen tu éxito

Estás de muy buen humor. Tu día va genial. De repente, aparece esa persona. Esa con la que siempre te sientes un poco nervioso, inadecuado o incluso enfadado. Estas personas, por muy tóxicas que sean, no tienen por qué arruinarte la vida. Sólo lo harán si tú se lo permites.

  Personas que dejan el móvil boca abajo

Para evitar que una persona tóxica te arruine el día, limita tus interacciones con ella e intenta no tomarte las cosas como algo personal cuando tengas que tratar con ella. Por ejemplo, evita hablar con ellos o estar cerca de ellos a menos que sea absolutamente necesario. Si te preguntan si te pasa algo, diles: “Me cuesta lidiar con tu negatividad y, aunque me caes bien, creo que tenemos que vernos menos”. Cuando te veas atrapado en una conversación con una persona tóxica, intenta dirigir la conversación hacia algo positivo siempre que puedas. Para que te resulte más fácil tratar con personas tóxicas, piensa por qué pueden ser tan negativas. Quizá tengan una vida familiar difícil o estén pasando por una enfermedad. Intenta empatizar con sus sentimientos para que su negatividad no te agobie.

Por Anna

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad