Como tomar una decisión sentimental

Cómo regular las emociones

La rápida propagación de la mutación Omicron, que hace caso omiso de las vacunas, nos obliga a tomar decisiones que creíamos que no tendríamos que volver a tomar: ¿qué tipo de exposiciones al público en espacios cerrados debemos reducir? ¿Está bien seguir comprando y socializando con mascarillas?    ¿Cuál es el mejor momento para ir de compras?    ¿Qué tipo de mascarillas son más eficaces?

El pensamiento racional o científico es el fomentado por los filósofos clásicos, los pensadores de la Ilustración y los científicos modernos, en el que aplicamos nuestra razón a un problema y sometemos cualquier filtro emocional que pueda distorsionar una solución racional.

En la toma de decisiones científicas, aplicamos la razón a los objetos y fuerzas del mundo material mediante la recopilación de datos y la comprobación de hipótesis, purgando nuestro pensamiento de los prejuicios emocionales que podrían interponerse en el camino de la objetividad científica.

El problema es que, a pesar de que Descartes situaba nuestra humanidad en nuestros procesos de razonamiento (pienso, luego existo), el neocórtex no es la única parte de nuestro cerebro implicada en la toma de decisiones.     Las decisiones más importantes de nuestra vida, las que nos resultan más insoportables, nunca son “puramente” racionales ni “objetivamente” científicas.

¿Cuál es un ejemplo de toma de decisiones emocional?

Tomar decisiones emocionales es natural. Por ejemplo, si te sientes feliz, puedes decidir volver andando a casa pasando por un parque soleado. Pero si de niño te persiguió un perro, ese mismo parque soleado podría provocarte miedo y cogerías el autobús.

¿Debes tomar decisiones cuando estás emocionado?

“No tomes ninguna decisión cuando estés emocional”.

  Porque es tan difícil encontrar pareja después de los 40

Consulta con otra persona. ¿Qué es esto? Simplemente date un poco de tiempo para calmarte y ser más autorreflexivo, de modo que puedas determinar cuál es realmente la mejor decisión, sin que la emoción aguda en el calor del momento nuble tu juicio.

Decisión emocional

ResumenLas personas toman a menudo decisiones vitales que afectarán a su futuro (por ejemplo, casarse). Sin embargo, la investigación sobre la toma de decisiones se centra más en los dilemas abstractos que en la toma de decisiones. El objetivo de este estudio es triple: analizar (1) si las personas confían principalmente en el procesamiento intuitivo o racional (Sistema 1 o 2) a la hora de tomar decisiones vitales; (2) si algunas características de las decisiones vitales recordadas (por ejemplo, la dificultad para tomar la decisión) difieren entre ámbitos vitales (contextos sentimentales y laborales); (3) si los rasgos de personalidad y la utilización del Sistema 1 o 2 pueden predecir la satisfacción final en las decisiones vitales. Al realizar un estudio transversal sobre el recuerdo de 188 participantes de decisiones vitales seleccionadas (en los ámbitos sentimental y laboral), descubrimos que el Sistema 1 está más implicado que el Sistema 2 en las elecciones sentimentales, mientras que ocurre lo contrario en las laborales. Por último, la satisfacción en las decisiones vitales se predice en parte por la implicación de los sistemas cognitivos y las diferencias individuales, con diferentes predictores según las áreas vitales. La discusión sugiere direcciones para futuras investigaciones sobre la toma de decisiones naturalista.

Cómo deshacerse de las emociones

Todos hemos leído sobre enemistades y alianzas entre famosos que han dado lugar a decisiones interesantes. Aunque los famosos tienen sus “haters”, también tienen “escuadrones” de amigos que se cuidan las espaldas mutuamente. Lo admitan o no, los directivos no se diferencian en nada de los famosos a la hora de tomar decisiones empresariales que pueden ser represalias o favorecer a determinados colegas. No en vano, numerosos estudios sobre contabilidad y gestión demuestran que las decisiones de los directivos pueden basarse en sus rápidas respuestas emocionales a determinados contextos; por ejemplo, decidir no colaborar con colegas con los que se han enfrentado o decidir trabajar con los que también son amigos.

  Como controlar tu mente y pensamientos

Si confiar demasiado en las emociones a la hora de tomar decisiones repercute negativamente en el rendimiento de una empresa, ¿cómo podemos hacer frente a este fenómeno? ¿Qué pueden hacer las organizaciones para animar a los directivos a reflexionar más despacio sobre cómo afectan sus emociones a sus decisiones? A su vez, ¿qué pueden hacer los directivos para controlar sus deseos naturales de trabajar con gente que les cae bien o de dejarse llevar por las emociones?

Toma de decisiones planificadas

El papel de la emoción en la toma de decisiones ha despertado el interés de muchos investigadores (Damasio, 1994; Loewenstein y Lerner, 2003; Cohen, 2005; Shiv et al., 2005; Seymour y Dolan, 2008). El estado emocional del decisor y el resultado emocional de la toma de decisiones afectan a la toma de decisiones. Desde esta perspectiva, la ciencia de las emociones (o ciencia afectiva) y la ciencia de la decisión deberían tener una estrecha relación. Sin embargo, los estudios sobre las emociones y la toma de decisiones se han desarrollado de forma independiente. Los estudios sobre la toma de decisiones se han desarrollado en muchos campos, como la economía conductual, la neurociencia y la fusión de estas disciplinas, la neuroeconomía. Mientras que la ciencia de la emoción intenta estudiar una amplia gama de temas relacionados con la emoción (De Gelder, 2010), los investigadores de la economía conductual han asignado muchos factores de la toma de decisiones a una única variable: el valor.

  Piedra para el trabajo

Los estudios sobre la toma de decisiones (incluidos los que abordan el efecto de la emoción) han utilizado principalmente reforzadores primarios o secundarios (es decir, comida para los animales y dinero para los humanos) para formar valores para las acciones en los tomadores de decisiones. Estos reforzadores son útiles para manipular los valores de manera uniforme y reducir la variabilidad individual. Para los humanos, sin embargo, lo que afecta a la toma de decisiones no es sólo la comida o las recompensas monetarias. En concreto, varios aspectos de un resultado, incluido el contenido emocional, afectan a la toma de decisiones. El contenido emocional suele ser difícil de cuantificar y presenta una gran variabilidad individual. Por ejemplo, los valores de una película o de la música son difíciles de medir y pueden mostrar una gran variabilidad individual, ya que la música que induce felicidad en algunas personas podría ser sólo ruido para otras.

Por Anna

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad