Como mejorar la relacion entre madre e hija adulta

Relaciones tóxicas entre madre e hija

En un mundo perfecto, todos tendríamos relaciones sólidas con todas las personas de nuestra vida, incluidas nuestras madres e hijas. Pero el mundo no es perfecto. Algunos dúos de padres e hijas serán los mejores amigos, mientras que otros se limitarán a tolerarse. Si quieres mejorar tu relación, sé realista. Quizá no estéis hechos para ser los mejores amigos, y no pasa nada. Lo que puede ser un fastidio es ilusionarse con algo que nunca va a suceder y decepcionarse cuando inevitablemente no sucede.

Ya sea hacer senderismo, ir de compras o hacerse la manicura, identifica actividades que os gusten a los dos y hacedlas juntos. Pasar tiempo juntos nunca debe parecer un trabajo, y una forma fácil de conseguirlo es dedicar ese tiempo a hacer algo que os guste a los dos. Si de algún modo no tienen intereses en común, prueben cosas que sean nuevas para ambos. Quién sabe, a lo mejor os aficionáis a la cerámica.

A veces vale la pena estar de acuerdo en discrepar. Madres e hijas, aunque suelen parecerse en muchos aspectos, tienen que recordar que se criaron en épocas distintas y han vivido experiencias diferentes. Puede que tú y tu madre tengáis ideas totalmente distintas sobre las carreras, las relaciones y la crianza de los hijos, y eso está bien. Es importante identificar las áreas en las que es probable que ninguna de las dos cambie de opinión y acordar respetar la opinión de la otra sin juzgarla ni mostrar hostilidad.

  Terapia del espejo autoestima

Una relación madre-hija enredada

Mientras yacía en la cama jadeando, con los tubos cayendo en cascada por la cama del hospital, mi madre consiguió decir algunas frases. “Anota mis contraseñas…”, empezó mientras yo me estremecía de miedo. Fue el momento en que me di cuenta de que mi madre -cuya mortalidad era una pesadilla lejana- no era tan indestructible como yo creía.

Diez años después, a veces el recuerdo me persigue cuando veo a mi madre, normalmente dura como el titanio, quejarse de un dolor en la muñeca o en el estómago. Pero el miedo desgarrador que nace del amor no es lo único que me ha picoteado a lo largo de los años. Ha habido episodios de resentimiento y rabia, y claustrofobia mezclada con odio; afortunadamente, el amor acaba ganando estos combates, pero es fácil quedarse atrapado en el círculo de la discusión. Sin embargo, no me pasa con nadie más: es algo especial entre madre e hija.

Y al parecer no es tan raro como creía. Es una cordillera metafórica que una hija escala con su progenitora, retumbando a lo largo de valles y picos; lo único que no cambia es ese sentimiento de unión.

  Juegos para dos personas en casa sin materiales

Odio a mi hija adulta

La relación que una hija mantiene con su madre es la más informativa y poderosa de toda su vida, aunque cambie con el tiempo.  A menudo a las madres les cuesta darse cuenta de la influencia que ejercen, incluso cuando sus hijas ya han crecido y tienen sus propias familias.  Las hijas quieren establecer su propia independencia sin perder la conexión, mientras que a las madres les cuesta desprenderse del papel de madre. Las hijas adultas pueden seguir buscando aprobación y ser muy sensibles a las críticas. Por mucho que ambas personas lo deseen, puede resultar difícil pasar a una amistad mutua y adulta.

Es probable que llegue un momento en que los papeles se intercambien y la hija se convierta en la cuidadora de su madre. Tanto si se hace con cariño como a regañadientes, puede ser muy estresante asumir esta responsabilidad adicional además de tu propia vida plena.

Como madre que necesita que la cuiden, puede ser muy difícil adaptarse a este nivel de dependencia.  Puede que le preocupe sobrecargar a su hijo.  Puede que percibas sus esfuerzos por ayudar como intrusivos y condescendientes.  Esta situación puede suscitar recuerdos y reflexiones sobre tu propia madre y cómo fuiste tú como madre.

Codependencia madre-hija

Acéptalo. No siempre te relacionas con tu hija. Puede que esté ocupada con el ordenador, el teléfono, sus amigos o los deberes. Cuando intentas hablar con ella, no te escucha o se va de la habitación. Cree que le avergüenzas y no sabes cómo cambiarlo.

  Como hablar con la chica que te gusta

Puede parecer difícil, pero al cabo de un tiempo te darás cuenta de que no lo es tanto como pensabas. Al fin y al cabo, es tu hija. Pero si aún no sabes cómo divertirte con ella y encontrar un vínculo común, no te preocupes. Lee este artículo y encontrarás toda la ayuda que necesitas.

Por Anna

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad