Personas que no sienten emociones

No puedo expresar mis emociones

Las emociones que pueden volverse negativas son el odio, la ira, los celos y la tristeza. Sin embargo, en el contexto adecuado, estos sentimientos son completamente naturales. Las emociones negativas pueden apagar nuestro entusiasmo por la vida, dependiendo del tiempo que dejemos que nos afecten y de la forma que elijamos para expresarlas. Aferrarse a las emociones negativas provoca una espiral descendente

Las emociones negativas nos impiden pensar y comportarnos racionalmente y ver las situaciones desde su verdadera perspectiva. Cuando esto ocurre, tendemos a ver sólo lo que queremos ver y a recordar sólo lo que queremos recordar. Esto sólo prolonga el enfado o la pena y nos impide disfrutar de la vida. Cuanto más tiempo pase, más se consolidará el problema. Gestionar las emociones negativas de forma inadecuada también puede ser perjudicial: por ejemplo, expresar la ira con violencia.

Las emociones son reacciones complejas en las que intervienen muchos procesos biológicos y fisiológicos de nuestro cuerpo. Nuestro cerebro responde a nuestros pensamientos liberando hormonas y sustancias químicas que nos llevan a un estado de excitación. Así surgen todas las emociones, positivas o negativas. Es un proceso complejo y a menudo no tenemos las habilidades necesarias para manejar los sentimientos negativos. Por eso nos cuesta afrontarlos cuando los experimentamos.

  Soñar orina otra persona

 

Falta de emociones

Una serie de estudios realizados en las últimas décadas demuestran que reprimir tus emociones puede afectar -y afecta- a tu cuerpo y a tu mente. Una dependencia continua de ocultar o suprimir las emociones es una “barrera para la buena salud”.

Un estudio anterior de la Escuela de Salud Pública de Harvard y la Universidad de Rochester mostró que las personas que embotellaron sus emociones incluso aumentaron su probabilidad de muerte prematura por todas las causas en más del 30%, y su riesgo de ser diagnosticado con cáncer aumentó en un 70%.

No solo tu salud a largo plazo puede resentirse si reprimes tus emociones negativas. Un estudio de 2021 realizado en Italia durante la primera oleada de encierros demostró que cuando regulamos o ignoramos nuestras emociones, podemos experimentar también reacciones mentales y físicas a corto plazo.

Ya no siento emociones

Este síntoma puede afectar a un tipo de emoción, a muchos tipos de emociones o a todas las emociones. También puede cambiar cuando no sientes nada por un tipo de emoción en un momento dado y luego vuelves a sentir algo por esa emoción, pero no sientes nada por una emoción diferente en otro momento.

Por ejemplo, de repente, ya no sientes placer ni alegría, pero sigues sintiendo tristeza o frustración. O sigue sintiendo placer y amor, pero no siente la oleada de “sustancias químicas” que solían acompañar a esos sentimientos.

  Etapa de estar conociendo a alguien

Uno de estos cambios incluye la alteración de la función cerebral mediante el aumento de la actividad en el centro del miedo del cerebro (amígdala y otros) para que seamos más sensibles y reactivos al peligro y la disminución de la actividad en las áreas de racionalización del cerebro (corteza y otros) para que no permanezcamos en peligro mientras tratamos de entender las cosas.

Dado que la amígdala forma parte del Sistema Límbico, principal responsable de la respuesta a las emociones, el aumento de la reactividad al miedo por parte de la amígdala puede suprimir nuestras emociones, haciéndolas sentir planas, sin vida y desconectadas.

Cómo volver a sentir emociones

La empatía es un concepto amplio que se refiere a las reacciones cognitivas y emocionales de un individuo ante las experiencias observadas de otro. Tener empatía aumenta la probabilidad de ayudar a los demás y mostrar compasión.

La empatía es uno de los pilares de la moralidad: para que las personas sigan la Regla de Oro, es útil que puedan ponerse en el lugar de otra persona. También es un ingrediente clave del éxito en las relaciones, porque nos ayuda a comprender las perspectivas, necesidades e intenciones de los demás.

  Que es una persona toxica

Aunque puedan parecer similares, existe una clara distinción entre empatía y simpatía. La empatía se define a menudo como la comprensión de la experiencia de otra persona imaginándose a uno mismo en la situación de esa otra persona: Uno comprende la experiencia de la otra persona como si la estuviera experimentando uno mismo, pero sin experimentarla realmente. Se mantiene una distinción entre el yo y el otro. La simpatía, por el contrario, implica la experiencia de conmoverse o responder en sintonía con otra persona.

Por Anna

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad