Cómo sentir las emociones

La vida puede hacerte experimentar algunas emociones intensas y turbulentas: tristeza, ira, celos, desesperación o dolor emocional. No siempre es posible (ni siquiera una buena idea) apagar estas emociones, ya que pueden ayudarle a resolver sus problemas y mejorar su vida.

Sin embargo, a veces las emociones fuertes pueden dificultarte el funcionamiento y tienes que insensibilizarte temporalmente para poder pasar el día. Para adormecerte emocionalmente en estas circunstancias, tendrás que trabajar para controlar tu entorno, prestar mucha atención a tus emociones, calmarte físicamente y hacer frente a la ansiedad cuando aparezca.

 

Control de las emociones

A veces es fácil ser consciente de tus emociones. Quizá haya un sentimiento que sea fuerte y obvio para ti. Otras veces, puede que no prestes mucha atención a cómo te sientes. Pero tus emociones están ahí. Y todas son normales.

Los sentimientos son señales del cuerpo que nos ayudan a entendernos y a tomar buenas decisiones. Por ejemplo, sentir miedo en una situación como cruzar la calle con tráfico es una señal útil para mantener la seguridad.

Recuerda que todas tus emociones son normales. Pero cómo actúas ante las emociones importa mucho. Cuando conoces tus emociones, eres más capaz de tomar decisiones acertadas sobre cómo actuar, independientemente de lo que sientas.

Si tienes emociones que te resultan difíciles o abrumadoras, busca apoyo. Un adulto en quien confíes puede ayudarte a hablar sobre los sentimientos difíciles a los que te enfrentas. A veces la gente pide ayuda a un terapeuta para afrontar emociones difíciles que afectan a la vida diaria.

  Estoy solo porque quiero

Hacer frente a las emociones

Aprender a controlar las emociones parece uno de nuestros mayores enigmas sin resolver. Es bien sabido en los circuitos científicos que los científicos tienen sentimientos duros hacia las emociones, y que a menudo luchan por definirlas.

La emoción es un estado mental complejo que refleja el significado personal de un acontecimiento o asunto. La Asociación Americana de Psicología (APA) la define como “un patrón de reacción complejo, en el que intervienen elementos experienciales, conductuales y fisiológicos”. En pocas palabras, es cómo afrontas un acontecimiento o asunto personalmente significativo, guiado por tus experiencias.

Según Lisa Feldman Barrett, autora del libro How Emotions Are Made: La vida secreta del cerebro, las emociones son una creación del cerebro. Lisa explica que tu cerebro crea una emoción a partir de lo que significan tus sensaciones corporales en relación con lo que ocurre a tu alrededor.

Los humanos no somos sólo animales de carne y hueso que luchan por sobrevivir. Más bien, somos seres espirituales con forma humana, descubriendo maneras de equilibrar nuestro sistema emocional. Por eso, según Jennifer, no hay que temer las emociones, sino abrazarlas con compasión.

  Como hacer que te eche de menos

Cómo deshacerse de los sentimientos

Cuando estás en medio de un conflicto, es habitual entrar automáticamente en una mentalidad de “lucha o huida”. Pero es posible interrumpir esta respuesta y despejar el camino para entablar una discusión más productiva. Empieza por respirar hondo y concentrarte en tu cuerpo. Repítete un mantra como “Esto no es por mí”, “Ya pasará” o “Esto es por el negocio”. Y trata de distanciarte de la emoción negativa que sientes etiquetándola: “Está tan equivocado sobre eso y me está enfadando se convierte en que estoy teniendo el pensamiento de que mi compañero de trabajo está equivocado, y estoy sintiendo rabia”. Y no olvides el valor de tomarte un descanso.  Cuanto más tiempo te des para procesar tus emociones, menos intensas serán probablemente.

Es difícil no exaltarse emocionalmente cuando estás en una conversación tensa. Después de todo, un desacuerdo puede sentirse como una amenaza. Temes tener que renunciar a algo -tu punto de vista, la forma en que estás acostumbrado a hacer las cosas, la idea de que tienes razón o incluso el poder- y por eso tu cuerpo se prepara para la lucha activando el sistema nervioso simpático. Es una respuesta natural, pero el problema es que nuestro cuerpo y nuestra mente no saben discernir entre las amenazas que supone no salirse con la suya en el plan del proyecto y, por ejemplo, ser perseguido por un oso. El ritmo cardíaco y respiratorio se disparan, los músculos se tensan, la sangre del cuerpo se aleja de los órganos y es probable que te sientas incómodo.

  Registros akáshicos como interpretar

Por Anna

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad