Cómo dejar de pensar en algo

Una de las primeras soluciones eficaces para dejar de pensar en exceso y tener pensamientos intrusivos en la cama se denomina “supresión articulatoria”, y consiste en pronunciar una palabra a un ritmo que dificulta pensar en cualquier otro pensamiento, normalmente de 3 a 4 veces por segundo. El único requisito es que no tenga un significado emocional para ti (es decir, que no te provoque).

La “distracción imaginaria” es una técnica útil cuando no se puede dormir, en la que uno se imagina a sí mismo en un escenario atractivo e interesante como: Aunque hay menos pruebas que sugieran que imaginar un escenario reduce el tiempo que se tarda en conciliar el sueño en comparación con la supresión articulatoria, se ha observado que el uso de imágenes mentales aumenta la calidad del sueño una vez que la persona está dormida.

Una vez elegido el escenario, el objetivo es sumergirse en él lo más profundamente posible imaginando todas las imágenes, sonidos, olores y, en definitiva, la relajación que conlleva, de modo que resulte imposible pensar en otra cosa. Es importante evitar los escenarios demasiado excitantes, como un acontecimiento deportivo o un encuentro sexual, ya que es poco probable que sean relajantes y, por lo tanto, le harán sentirse más despierto en lugar de ayudarle a conciliar el sueño y a permanecer dormido.

  Como salgo de mi zona de confort

Como los pensamientos negativos suelen ser excitantes desde el punto de vista cognitivo, fijarse en ellos puede empeorar el insomnio. Es interesante señalar que: Repasar las cosas buenas de la vida puede resultar más difícil para algunas personas que para otras, como las que padecen depresión12 o ansiedad. En estos casos, debe buscarse tratamiento especializado.

 

¿Cómo se llama cuando no puedes dejar de pensar en cosas malas?

El proceso de pensar continuamente en los mismos pensamientos, que suelen ser tristes u oscuros, se denomina rumiación. El hábito de rumiar puede ser peligroso para tu salud mental, ya que puede prolongar o intensificar la depresión, así como mermar tu capacidad para pensar y procesar emociones.

¿Por qué pienso en cosas malas?

Sin embargo, si tiene pensamientos no deseados, violentos, perturbadores o extraños de forma habitual, es posible que se enfrente a un problema de salud mental grave. Los dos diagnósticos más comunes asociados a los pensamientos intrusivos son la ansiedad y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

Cómo desprenderse de los pensamientos negativos

Una estrategia paradójica para ganar control sobre los pensamientos negativos es comprometerse a dedicar 10 minutos al día a rumiarlos y repasarlos una y otra vez. El Tiempo de Pensamiento Negativo (NTT) debe ser de 10 minutos y debe ser todos los días. Cuando tenga un pensamiento negativo durante el día, anótelo y dígase que lo revisará durante el NTT. Con el tiempo, ganarás control y los pensamientos negativos cesarán.

  Que es ser asertivo

En lugar de luchar contra los pensamientos negativos, busca conscientemente pensamientos que te hagan sentir mejor. Una forma eficaz de hacerlo es hablar (en voz alta, si puedes) de lo que te gusta y aprecias. ¿Te enfrentas a una conversación difícil? “Me encanta cómo sabe el café hoy”. “Me gusta cómo me sienta esta silla a la espalda”. “Agradezco la oportunidad de procesar ideas con mi equipo”. Busca el alivio y lo encontrarás.

Los pensamientos negativos pueden contribuir a problemas como la ansiedad social, la depresión, el estrés y la baja autoestima. La clave para cambiar tus pensamientos negativos es comprender cómo piensas ahora (y los problemas que de ello se derivan) y, a continuación, utilizar estrategias para cambiar estos pensamientos o hacer que tengan menos efecto.

Pienso negativamente sobre todo

¿Por qué no podemos apartar nuestra atención de un accidente de tráfico o dejar de ver las noticias sobre el último brote viral? ¿Por qué nos acechan las críticas o somos incapaces de superar un pequeño desaire de nuestro mejor amigo?

  Como hacer que escorpio te busque

Es nuestro sesgo negativo. Los seres humanos somos propensos a dar más importancia en nuestras mentes a las cosas que van mal que a las que van bien, hasta el punto de que un solo acontecimiento negativo puede secuestrar nuestras mentes de un modo que puede ser perjudicial para nuestro trabajo, nuestras relaciones, nuestra salud y nuestra felicidad.

Por Anna

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad