Fingir enfermedades para llamar atención

Los ancianos fingen estar enfermos para llamar la atención

El término “Munchausen por Internet” se utilizó por primera vez en un artículo publicado en el Southern Medical Journal escrito por Marc Feldman en 2000. Feldman, profesor clínico de psiquiatría en la Universidad de Alabama en Birmingham, dio nombre al fenómeno en 2000, pero fue coautor de un artículo sobre el tema dos años antes en el Western Journal of Medicine, en el que utilizaba la descripción “trastorno facticio virtual”[1] Los trastornos facticios se describen en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales: DSM-IV-TR (DSM) como trastornos psicológicos que implican la producción de dolencias físicas o psicológicas inexistentes para ganar simpatía. Estas enfermedades no se fingen para obtener beneficios económicos o evitar situaciones incómodas, sino para atraer la compasión o controlar a los demás.[2] La manifestación crónica del trastorno facticio suele denominarse síndrome de Munchausen, por un libro sobre los relatos exagerados de las aventuras del barón Munchausen, un oficial de caballería alemán del ejército ruso, que fue escrito por Rudolf Erich Raspe. [3] Cuando los síntomas de otra persona, como un niño o un padre anciano, son inducidos a propósito por el cuidador, se denomina trastorno facticio impuesto a otro, o síndrome de Munchausen por poderes[4].

¿Las personas con trastorno facticio quieren llamar la atención?

La atención suele ser el principal motivador. Las personas con trastorno facticio suelen buscar el apoyo emocional y la atención de los demás. Creen que pueden conseguirlo fingiendo una enfermedad o lesión.

¿Cómo saber si estás fingiendo una enfermedad mental para llamar la atención?

Sin embargo, algunos indicios de fingimiento de una enfermedad mental pueden ser la exageración de los síntomas existentes, la invención de historiales médicos o psicológicos, la autolesión, la manipulación de pruebas médicas o la simulación.

  Ideas para hacer cartas de amor

Un adolescente finge estar enfermo para llamar la atención

Un trastorno facticio es una afección en la que una persona, sin un motivo maligno, actúa como si tuviera una enfermedad produciendo, fingiendo o exagerando síntomas deliberadamente, con el único fin de conseguir (para sí misma o para otro) un papel de paciente. Las personas con un trastorno facticio pueden producir síntomas contaminando muestras de orina, tomando alucinógenos, inyectándose materia fecal para producir abscesos y comportamientos similares.

El trastorno facticio impuesto a uno mismo (también llamado síndrome de Munchausen) fue durante algún tiempo el término general para todos estos trastornos[1]. El trastorno facticio impuesto a otro (también llamado síndrome de Munchausen por poderes, Munchausen por poderes o trastorno facticio por poderes) es una afección en la que una persona produce, finge o exagera deliberadamente los síntomas de alguien a su cargo. En ambos casos, el motivo del autor es perpetrar trastornos facticios, ya sea como paciente o por poderes como cuidador, con el fin de alcanzar (para sí mismo o para otro) el papel de paciente. El malingering difiere fundamentalmente de los trastornos facticios en que el malinger simula una enfermedad con la intención de obtener un beneficio material o evitar una obligación o responsabilidad. Los trastornos por síntomas somáticos, aunque también son diagnósticos de exclusión, se caracterizan por quejas físicas que no se producen intencionadamente[2].

Persona que exagera la enfermedad

El trastorno facticio autoimpuesto, también conocido como síndrome de Munchausen, es un trastorno facticio en el que los afectados fingen o inducen enfermedades, dolencias, lesiones, abusos o traumas psicológicos para atraer la atención, la simpatía o la tranquilidad hacia sí mismos. El síndrome de Munchausen se encuadra dentro de la subclase de trastornos facticios con signos y síntomas predominantemente físicos, pero los pacientes también tienen antecedentes de hospitalizaciones recurrentes, viajes y relatos dramáticos y extremadamente inverosímiles de sus experiencias pasadas[2] La afección deriva su nombre del personaje de ficción Barón Munchausen.

El trastorno facticio impuesto a uno mismo está relacionado con el trastorno facticio impuesto a otro, que se refiere al abuso de otra persona, normalmente un niño, con el fin de buscar atención o simpatía para el abusador. Esto se considera “Munchausen por poderes” y el impulso de crear síntomas para la víctima puede dar lugar a procedimientos diagnósticos o correctivos innecesarios y costosos[3].

  Consejos para verse mas atractivo

En el trastorno facticio impuesto a sí mismo, la persona afectada exagera o crea síntomas de enfermedades en sí misma para obtener examen, tratamiento, atención, simpatía o consuelo del personal médico. A menudo implica elementos de juego de víctimas y búsqueda de atención. En algunos casos extremos, las personas con síndrome de Munchausen son grandes conocedoras de la práctica de la medicina y son capaces de producir síntomas que dan lugar a largos y costosos análisis médicos, estancias prolongadas en el hospital y operaciones innecesarias. El papel de paciente es familiar y reconfortante, y satisface una necesidad psicológica de las personas con este síndrome. Este trastorno se diferencia de la hipocondriasis y de otros trastornos somatomorfos en que las personas que padecen estos últimos no producen intencionadamente sus síntomas somáticos[4] El trastorno facticio se distingue del malingering en que las personas con trastorno facticio autoimpuesto no fabrican síntomas para obtener beneficios materiales como compensaciones económicas, ausencia del trabajo o acceso a fármacos.

Fingir una enfermedad mental para llamar la atención

A veces, la hipocondría puede desarrollarse a partir de un “trauma por enfermedad”, explica Morton, es decir, cuando alguien enferma de neumonía o de algo aún más grave de niño y lo pasa muy mal. “Si lo pasaste muy mal de pequeño, es posible que siempre preveas que eso volverá”, explica. “Pero para la mayoría de la gente, siempre piensan que cada pequeño dolor o una tos o un estornudo significa lo peor”.

Dee Dee Blanchard se obsesionaba constantemente con el cuidado de su hija, pero en realidad estaba perfectamente sana. Dee Dee mentía sobre la edad de Gypsy Rose, nunca la dejaba salir sola y la obligaba a usar una silla de ruedas que nunca necesitaba. Un día, todo fue demasiado para Gypsy Rose, así que planeó asesinar a su madre con su novio.Ahora se cree ampliamente que Dee Dee tenía un trastorno facticio impuesto por otra. Le daba a propósito a su hija pastillas y medicamentos para crear síntomas de enfermedades que no tenía, y se afeitaba la cabeza para dar la ilusión de tener cáncer.

  Como hacer que un hombre se abra emocionalmente

“Con la ansiedad por enfermedad realmente piensas que algo va mal, pero el trastorno facticio, no piensas que algo va mal contigo”, dijo Morton. “Sólo quieres llamar la atención. Falsificas signos y síntomas para llamar la atención de los médicos y obtener un diagnóstico”. El trastorno facticio impuesto a otro es una forma de maltrato infantil, porque el adulto somete a su hijo a pruebas y procedimientos médicos perjudiciales a propósito. A Gypsy Rose, por ejemplo, se le llegó a insertar una sonda de alimentación en el abdomen cuando podía comer perfectamente con normalidad, y se le obligó a tomar ciertos medicamentos que hicieron que se le cayeran todos los dientes.Para el adulto, toda la atención y los elogios por ser un “buen padre” superan con creces cualquiera de los efectos negativos sobre el niño. Esto puede deberse a que nunca desarrollaron un estilo de apego saludable cuando crecieron, explica Morton. Por eso se les ve a menudo riendo y sonriendo por el hospital, y siendo excesivamente sociables con otros pacientes y con el personal.Más información: La actriz Joey King dice que un hombre temía “cogerle un cáncer” por llevar la cabeza rapada.

Por Anna

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad