Cuando tu pareja no te deja ver su móvil

Mi novio no me deja ver su teléfono

Con la aparición de los teléfonos inteligentes y las redes sociales, ha aumentado el estrés en las relaciones románticas y familiares, hasta el punto de que se ha acuñado el término “phubbing de pareja”.

El phone phubbing es “el grado en que una persona utiliza o se distrae con su teléfono móvil mientras está en compañía de su pareja ” y puede afectar negativamente tanto al usuario como a quienes le rodean.

Un estudio reveló que algo más del 46% de sus participantes declararon haber sido “phubbed” por sus parejas y casi el 23% informó de que había causado conflictos entre ellos y sus parejas. Además, la desatención debida al uso excesivo del smartphone tiene un impacto negativo en la salud mental. El 36,6% de los participantes en el estudio se había sentido deprimido en algún momento tras sufrir phubbing por parte de su pareja, debido a la baja satisfacción en la relación y en la vida.

Si le preocupa la adicción de su marido o mujer a los teléfonos inteligentes, recuerde que dispone de ayuda. Existen varias opciones de tratamiento de la adicción a los smartphones que pueden ayudarle a iniciar el camino hacia la recuperación.

 

¿Debe tu pareja permitirte ver su teléfono?

En pocas palabras: No, en general no está bien. Es una violación de la intimidad de tu pareja y un abuso de confianza, por no mencionar que suele ser improductivo: Puede que no encuentres nada y te sientas como un idiota por fisgonear. Puede que encuentres algo pequeño e inocente y lo saques de quicio.

  Bases para una buena relacion de pareja

¿Es tóxico mirar el teléfono de tu pareja?

Comprobar el teléfono no ayuda a la relación

La mayoría de las veces, mirar el teléfono de tu pareja conduce al acoso, que es una grave invasión de la intimidad. Como ya se ha dicho, fisgonear lleva a dos resultados: uno, cuando se encuentra algo sospechoso; dos, cuando no se encuentra nada.

¿Por qué mi novio no me deja ver su teléfono?

Los teléfonos también pueden ser un lugar de refugio para un chico cuando está enfadado o triste y no quiere hablar de ello. Podría estar escondiéndose detrás del teléfono para evitar hablarte de algo por lo que está enfadado contigo. O de una duda que tiene sobre vuestra relación. Su teléfono es su forma de fingir que está ocupado y que no le importa.

 

Pedirle a tu pareja ver su teléfono

Aunque puede que no tenga nada en su teléfono que no quiera enseñarte, su razón para no hacerlo podría deberse más a sentimientos de estar siendo vigilada y a problemas de confianza que a cosas reales. La línea que separa la confianza de la desconfianza no es tan fina, pero la estás forzando si sigues pidiéndole su contraseña. Lo creas o no, incluso las chicas necesitan su espacio privado. Ella se enfadará y tú parecerás un prepotente.

Esto no se aplica a todas las chicas, pero hay muchas que preferirían que te cuestionaras a ti mismo antes que conocerla a fondo, especialmente si no lleváis mucho tiempo saliendo. Ellas saben muy bien que cuando siempre quieres las cosas que no puedes tener – y se asegurarán de que su teléfono sea una de esas cosas.

¿Qué te parecería si ella te estuviera espiando mientras hablas de cosas de tíos con tus chicos? Dale la vuelta a la tortilla y así es exactamente como se sentiría ella si abrieras su chat de grupo de Whatsapp con sus mejores amigas. Hablar del síndrome premenstrual o del chocolate es territorio sagrado femenino, y ella no quiere que te acerques.

  Admiración a tu pareja

Mi novio esconde su teléfono

Hoy en día, fisgonear a tu pareja es más fácil que nunca. Con el smartphone de tu pareja en la mano y un par de toques de dedo, puedes acceder a sus mensajes de texto, correos electrónicos, Instagram DMs, historial de búsqueda y un montón de cosas más. Pero sólo porque puedas obtener esta información de forma rápida y sencilla -y por muy tentador que sea- no deberías hacerlo necesariamente.

Es una invasión de la privacidad y la propiedad. Revisar un teléfono sin consentimiento demuestra que hay una falta de comunicación. Buscar algo en el teléfono de tu pareja sin permiso rompe inmediatamente la confianza para satisfacer tus propias necesidades.

En algunas relaciones, los dos miembros de la pareja pueden decidir por mutuo acuerdo darse rienda suelta para revisar el teléfono del otro. Si los parámetros se establecen conjuntamente y de común acuerdo, este arreglo puede funcionar bien para algunas parejas. Dicho esto, querer mantener cierta privacidad, incluso en una relación, es perfectamente razonable e incluso saludable.

No cabe duda de que este [acuerdo] puede contribuir a la confianza y la fiabilidad, pero lo cierto es que muchas personas que mantienen una relación desean un poco de independencia benigna. Esto no quiere decir que quieran separarse. A menudo aman sus relaciones y quieren que perduren, pero también quieren un poco de su vida para sí mismos, y esto no es necesariamente un problema. Una relación basada en la confianza permite a ambos miembros de la pareja relacionarse con personas ajenas a la relación: amigos, compañeros de trabajo, familiares. Éstas son las parejas más sanas, porque no se sienten amenazadas por la independencia de su pareja.

  Me molesta todo de mi pareja

Novia no me deja ver su teléfono

El problema es que sentirse vigilado puede ser muy molesto y perjudicial para la relación a largo plazo. Hoy en día, los teléfonos incluyen tus pensamientos, sentimientos y expresiones más íntimos. Incluso si temes que tu pareja te esté engañando, revisar su teléfono puede tener consecuencias imprevistas y extremas. Aunque fisgonear a otra persona nunca ha sido tan fácil, no significa que debas hacerlo. Cuando hay una falta de confianza, mirar el teléfono de tu pareja puede apuntar a otros problemas subyacentes en la relación.

Entonces, ¿está bien husmear en el teléfono de tu pareja? La respuesta es casi nunca. En algunos casos, por ejemplo, tras una situación de desconfianza, puede haber un acuerdo por el que se te da permiso para mirar el teléfono. Puede ser una forma de recuperar la confianza, pero suele ser temporal. Mirar el teléfono de tu pareja puede tener consecuencias. Algunas personas se sienten tan violadas que el acuerdo se rompe.

Por Anna

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad