Síndrome de estocolmo en la pareja

El amor del síndrome de Estocolmo

Una razón más abrumadora por la que las mujeres permanecen en relaciones abusivas es que “se enamoraron del Dr. Jekyll, pero el violento, iracundo y abusivo Mr. Hyde pareció sustituir al amable y romántico”, dice Fay.

Fay explica: “Al entrevistar a un gran número de mujeres (en su mayoría) que se encuentran en esta situación, todas parecen compartir al menos algún tipo de baja autoestima… muchas de ellas, aunque por fuera parezcan fuertes y como si tuvieran el mundo cogido por la cola”. Sí, ¡esa habría sido yo!

Como puedes ver, no es así como se desarrolla el síndrome de Estocolmo. “Una vez que su depredador tiene sus garras fuertemente hundidas en su psique, puede entonces comenzar gradualmente a cambiar a casi cualquier comportamiento que desee, ya que sabe que ella está enganchada”.

“Los maltratadores parecen capaces de convencer a sus víctimas de muchas cosas… de que nadie más podría quererlas, de que él ganará cualquier batalla por la custodia de los niños y que ella no volverá a verlos, de que puede asesinarla”, etc.

Aunque los hombres maltratadores hayan amenazado la vida de sus mujeres, y aunque las mujeres hayan permanecido en relaciones maltratadoras por miedo a su vida, esto no significa que las mujeres tengan realmente un vínculo emocional con su marido o novio violento.

Vinculación traumática

El síndrome de Estocolmo es un término psicológico utilizado para describir el fenómeno paradójico de la relación que se desarrolla entre un captor y su rehén. En dicha relación, para asombro de los espectadores, el rehén expresa empatía y sentimientos positivos hacia su captor abusivo, y a menudo mostrará el deseo de defenderlo.

  Mi pareja se va de casa cuando discutimos

Visto desde la óptica del psicoanálisis, el síndrome de Estocolmo no es un fenómeno nuevo, de hecho es el mismo principio que puede observarse en el bebé en desarrollo. Cuando un bebé nace, viene al mundo preprogramado para vincularse con su cuidador significativo, normalmente su madre. Este vínculo instintivo es el primer vínculo de apego emocional del bebé con alguien que muestra poder, compasión, consuelo, seguridad y protección; todo lo que maximiza la supervivencia del bebé. En pocas palabras, todo bebé experimenta el síndrome de Estocolmo como un mecanismo de defensa contra su propia aniquilación, y permanece preparado y listo para activarse siempre que exista un deseo primario de sobrevivir a un trauma en cualquier etapa de la vida posterior. Cuando se experimenta el Síndrome de Estocolmo como resultado de un abuso narcisista, la víctima, en efecto, está retrocediendo a un estado de dependencia infantil, y es probable que el mecanismo de supervivencia infantil se active involuntariamente.

Relación vínculo-trauma

Advertencia desencadenante: La información presentada en este artículo trata sobre el abuso que puede ser desencadenante para algunas personas. Si notas que tú o tus seres queridos tenéis este tipo de experiencias o presentáis los signos de haber sido maltratados, ponte en contacto con profesionales de la salud mental.

En cualquier tipo de relación abusiva (abuso emocional, psicológico y/o físico, gaslighting), la víctima que experimenta el abuso puede simpatizar con la persona abusiva, lo que con el tiempo se ve reforzado por ciclos de abuso, seguidos de culpa. Esta condición se conoce como síndrome de Estocolmo (Petric, 2019).

  Vela de pareja roja funciona

El síndrome de Estocolmo es un tipo de vínculo traumático, por el que las personas que son mantenidas como rehenes contra su voluntad desarrollan sentimientos de afecto y confianza hacia los captores (Gaba, 2019). Un negociador de rehenes entrenado por el FBI y psicólogo forense, el Dr. Matthew H. Logan (2018) declaró que en la negociación de rehenes, se define como “la tendencia psicológica de un rehén a vincularse, identificarse o simpatizar con su captor.” Tanto el síndrome de Estocolmo como el trauma bonding no figuran como diagnósticos DSM o CIE.

Relación síndrome de Estocolmo

Photo by Vectorportal – http://flic.kr/p/8Rts3NIf Si estás en una relación controladora y abusiva, es posible que reconozcas varias de las características descritas en este artículo del Dr. Joseph M. Carver, PhD, psicólogo clínico consultor. Comenzando con una descripción de cómo se forman los vínculos entre la víctima y el maltratador, el artículo continúa con observaciones sobre la disonancia cognitiva y ofrece sugerencias para los amigos y familiares de las víctimas.

La gente suele asombrarse de sus propias condiciones y reacciones psicológicas. Los depresivos se quedan atónitos cuando recuerdan que han pensado en suicidarse. Los pacientes que se recuperan de trastornos psiquiátricos graves suelen quedarse atónitos al recordar sus síntomas y su comportamiento durante el episodio. Un paciente con trastorno bipolar me dijo hace poco: “¡No puedo creer que pensara que podía cambiar el tiempo mediante telepatía mental!”. Una reacción común es “¡No puedo creer que haya hecho eso!”.

  Tengo pareja pero pienso en mi ex

En la práctica clínica, algunas de las personas más sorprendidas y conmocionadas son las que han estado involucradas en relaciones controladoras y abusivas. Cuando la relación termina, ofrecen comentarios como “Sé lo que me ha hecho, pero aún le quiero”, “No sé por qué, pero quiero que vuelva” o “Sé que parece una locura, pero la echo de menos”. Recientemente he oído “Esto no tiene sentido. Tiene una novia nueva y también la maltrata… ¡pero estoy celosa!”. Los amigos y familiares se asombran y escandalizan aún más cuando oyen estos comentarios o son testigos de cómo su ser querido vuelve a una relación abusiva. Aunque la situación no tiene sentido desde un punto de vista social, ¿lo tiene desde un punto de vista psicológico? La respuesta es: ¡Sí!

Por Anna

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad