Idealizamos a las personas

Qué es idealizar

La idealización es una parte inevitable del enamoramiento. Durante las fases iniciales de la relación, cuando la pasión está en su punto álgido, es inevitable que vea a su pareja bajo una luz exagerada e idealizada. Por desgracia, esta imagen perfecta siempre se desvanece, y los aspectos menos agradables de la relación salen a la superficie.

Pero, ¿tienden algunas personas a idealizar más que otras? ¿Por qué idealizamos? ¿Cómo puedes dejar de idealizar a tu pareja si estás pasando por un síndrome de abstinencia de adicción al amor? En este artículo, nos centraremos en el concepto de idealización y arrojaremos luz sobre su propósito, causas y efectos en las relaciones.

La idealización es un proceso psicológico y bioquímico que ocurre cuando creamos ilusiones positivas sobre otra persona, exagerando sus virtudes e ignorando sus defectos. Cuando empezamos a enamorarnos, solemos sentir una fuerte tendencia a idealizar, viendo al interés amoroso como un poco más talentoso, bello y encantador de lo que puede ser en realidad.

Hay muchas razones por las que hacemos esto: algunas personas idealizan por miedo, no están preparadas para afrontar el hecho de que la persona con la que están obsesionadas no es perfecta. Otras pueden idealizar una relación pasada porque quieren validar sus decisiones y sentimientos pasados.

 

¿Qué significa idealizar a una persona?

Si idealizas algo o a alguien, piensas en ello, o te lo representas ante los demás, como si fuera perfecto o mucho mejor de lo que realmente es. La gente idealiza el pasado. Sinónimos: idealizar, glorificar, exaltar, venerar Más Sinónimos de idealizar.

  Que es una persona despota

¿Por qué idealizamos a las personas?

En la teoría psicoanalítica, la idealización se considera un mecanismo de defensa que nos ayuda a navegar por nuestros sentimientos confusos y a mantener una imagen positiva de las personas que nos importan. La idealización como mecanismo de defensa se menciona a menudo en relación con la escisión.

 

Idealizamos a las personas

¿Por qué le echo de menos? A principios de año, rompí con una persona de la que me enamoré perdidamente en un periodo de tiempo relativamente corto: seis meses. El final de la relación tuvo bastantes altibajos. Tuvimos días muy buenos y días muy malos. Rompimos por varias razones, pero las dos principales fueron los problemas de comunicación y la larga distancia. Sin embargo, dos meses después, me encuentro idealizando la relación e idealizándolo a él. Tanto, que he necesitado volver a los mensajes de texto y releer nuestras peleas y discusiones para entender mejor y dar sentido a nuestra ruptura. Este artículo analiza las razones psicológicas por las que suspiramos por nuestros ex y parecemos olvidar lo malo.

Por qué se llama “historia” de amor Soy capaz de recordar a muchas de las personas con las que he salido y saber exactamente por qué rompimos. Entiendo nuestras historias de amor, y las razones por las que terminaron parecen tan claras en retrospectiva. Sin embargo, superar a alguien y aceptar una ruptura suele llevarme meses “leer y retener”.Dr. Dan Siegel – Sobre la idealización de los padres

La palabra se conoció por primera vez cuando el neurólogo y psicoterapeuta Sigmund Freud (1856-1939) explicó el narcisismo. Freud afirmó que todos los niños pasan por una etapa conocida como narcisismo primario, durante la cual dan por sentado que son el centro de su universo.

  Caracteristicas de personas resilientes

Para satisfacer la necesidad humana básica de amor y aprobación, el niño aprende a hacer lo que sus padres consideran meritorio. Esto significa esforzarse por hacer ciertas cosas, pero esto puede provocar un conflicto entre el yo real y el ideal del ego.

Este complicado concepto fue desarrollado más a fondo por los psicoanalistas Heinz Kohut (1913-1981) y luego Otto Kernberg, que ahora tiene 92 años. Explicado de forma concisa, Kernberg vio que la idealización era la negación de un aspecto indeseable de alguien o algo. Es un concepto que conviene conocer, ya que la negación es un obstáculo para el bienestar emocional y mental. Además, como se suele decir en recuperación: los secretos nos hacen y nos mantienen enfermos.

Así que si alguna vez les preguntaran o si se encontraran con algunos antiguos amigos del colegio, dirían algo como: “Ah, sí, me encantaba el colegio”. Puede que se hayan convencido tanto a sí mismos de esto que incluso podrían ir en contra de un grupo de sus antiguos amigos del colegio diciendo que todos odiaban sus días de colegio.

Por qué idealizamos

La teoría psicoanalítica postula que un individuo incapaz de integrar sentimientos difíciles moviliza defensas específicas para superar estos sentimientos, que el individuo percibe como insoportables. La defensa que efectúa (provoca) este proceso se denomina escisión. La escisión es la tendencia a ver los acontecimientos o a las personas como algo malo o como algo bueno[1]. Cuando se ve a las personas como algo bueno, se dice que el individuo utiliza el mecanismo de defensa idealización: un mecanismo mental en el que la persona atribuye cualidades exageradamente positivas a sí misma o a los demás. Cuando ve a las personas como malas, el individuo emplea la devaluación: atribuir cualidades exageradamente negativas a sí mismo o a los demás[cita requerida].

  Que es una persona arrogante

En el desarrollo infantil, la idealización y la devaluación son bastante normales. Durante la etapa de desarrollo infantil, los individuos se vuelven capaces de percibir a los demás como estructuras complejas, que contienen componentes buenos y malos. Si la etapa de desarrollo se interrumpe (por un trauma en la primera infancia, por ejemplo), estos mecanismos de defensa pueden persistir en la edad adulta.

Por Anna

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad