Motivos para ser feliz

Lo que me hace feliz

¿Qué es la felicidad? La felicidad es un estado de bienestar mental o emocional. La felicidad se caracteriza por emociones positivas o agradables que van desde la satisfacción a la euforia. Hay que sentir la emoción. Hay que reconocer la euforia. Si no eres feliz, ¿cómo vas a irradiar alegría a los demás?

 

¿Por qué es importante la felicidad? 10 razones

Varios estudios demuestran la relación entre la felicidad y un corazón más sano. Podría reducir el riesgo de cardiopatías entre un 13% y un 26%. En 2005, un estudio demostró que la felicidad es un factor predictivo de una presión arterial y una frecuencia cardíaca más bajas. La felicidad beneficia incluso a las personas que ya tienen problemas de corazón.

¿Por qué merezco ser feliz?

Mereces ser feliz porque no eres tu pasado. No eres las decisiones que tomaste ni los riesgos que corriste cuando no sabías que debías tomarlos. Mereces ser feliz porque el pasado no se puede cambiar, pero el futuro sigue abierto. Quedan mil caminos mejores por recorrer.

¿Necesitas una razón para ser feliz?

La felicidad no está en el más

Puede que te suene a tópico, pero es cierto. Aunque tener un motivo hace que esta emoción sea en gran medida más satisfactoria y válida, seguir siendo feliz sin motivo tiene un mayor impacto en tu vida y en tu personalidad.

  Como poner límites a la familia política

 

Razones por las que te queremos

¡Sé agradecido y sé feliz!    No mañana, ni la semana que viene, ni algún día… ¡sé feliz AHORA!      Y si tienes esos días en los que no te sientes feliz entonces date cuenta de que te estás olvidando de ser agradecido porque la gratitud es la precursora de la felicidad.    La vida no va a ser perfecta ni fácil, pero siempre hay algo por lo que estar agradecido.    Siempre.

“La vida es como un antiguo viaje en tren… retrasos, desvíos, humo, polvo, cenizas y sacudidas, intercalados sólo ocasionalmente por hermosas vistas y emocionantes ráfagas de velocidad. El truco está en dar gracias al Señor por permitirte el viaje”.      – Jenkin Lloyd Jones

Los investigadores del estudio examinaron 141 fotos de un anuario del Mills College (Oakland, California) y separaron a los que sonreían de verdad de los que no. Se contactó con las sonrientes a los 27, 43 y 52 años y se les preguntó por el estado de su matrimonio y su satisfacción vital.

Las mujeres con sonrisas auténticas tenían más probabilidades de estar casadas y seguir estándolo. También tenían más probabilidades de experimentar una mayor sensación de bienestar personal. Estos resultados se mantuvieron en un seguimiento de 30 años (“A Genuine Smile Goes a ‘Long Way”, Vijai P. Sharma, www.mindpub.com).

Haz lo que te haga feliz

Mereces ser feliz porque estás vivo. No en el sentido clásico y tópico de la palabra, sino de forma biológica. Estás hecho para utilizar la felicidad como herramienta para evaluar el mundo que te rodea. Está en tus genes, en tu naturaleza, en la forma en que has funcionado desde que eras demasiado joven para saberlo. La felicidad está en el núcleo de nuestras experiencias: es tan incomprensible negarnos el sentimiento como negarnos la experiencia de comer o dormir o respirar. Somos seres humanos y la felicidad es una parte vital de nuestra supervivencia.

  Hipnoterapia para dejar de fumar

Mereces ser feliz porque tu dolor no es útil para nadie. Cuanto más nos afligimos y sufrimos, menos crecemos. Cuanto menos conectamos. Cuanto menos nos esforzamos por convertirnos en versiones mejores y más grandes de las personas que somos capaces de llegar a ser. Cuando somos desgraciados, nos encogemos en versiones de segunda clase de nosotros mismos. Cuando somos felices, prosperamos. Nos envolvemos. Brillamos lo suficiente como para iluminar a quienes nos rodean, y nuestras vidas adquieren un propósito más fuerte y significativo.

Hay tantas razones para ser feliz

¿Alguna vez te has levantado una mañana y te has sentido como si no te hubieras molestado? Como si te hubieras vuelto a meter en la cama, porque el día va a empeorar, y la tostadora todavía tiene que arreglarse, y cuando llegues al coche el tráfico va a ser horrible, y todavía tienes que cambiar ese neumático que está raro, y, y, y, y….

Afrontémoslo, si tu patrón de pensamiento cada mañana es así, tienes que cambiarlo. ¿Quién quiere vivir voluntariamente en la miseria y la desesperación el resto de sus días? Sin embargo, ¡eso es lo que hacen algunas personas! En el fondo, saben que pueden cambiar las cosas, pero no quieren esforzarse por hacerlo. No están muy alegres ante la vida.

  No acumules silencios grita de vez en cuando

Puede que suene como un idiota en las siguientes frases, pero ¿por qué deberías estar alegre? ¿Por qué deberías levantarte con una sonrisa en la cara, levantarte de la cama casi de inmediato y avanzar a grandes zancadas a lo largo del día afrontando cualquier problema o reto que pueda surgir? Piénsalo. Si quieres estar lleno de tristeza, sigue con los pensamientos negativos, quédate en la cama preguntándote por qué el mundo no deja de girar y acaba de una vez. Pero si quieres estar feliz y alegre, y seamos sinceros, ¿quién no quiere?

Por Anna

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad